Oración de la mañana

En esta nueva y renovada mañana te invitamos a comenzar este nuevo día dándole gracias al señor por la fortuna de poder despertar y ver lo hermoso de la vida junto a los tuyos, con esta hermosa oración que te traemos hoy pídele al señor un día lleno de paz, prosperidad y amor.


Oración de la mañana

Un nuevo día, un nuevo despertar, una nueva mañana acaba de comenzar, en la cual estoy lleno de fe y esperanza señor, para darte gracias por permitirme poder despertar, gracias por esta nueva oportunidad.

Mi señor, estos minutos de oración me dan la fuerza que necesito para salir adelante en esta mañana que empieza.

Te agradezco todo lo que en este y todos los días pasado he adquirido, no solo en bienes materiales, si no, que he aprendido a vivir una vida en paz y armonía juntos a los que me rodean, gracias por enseñarme a amar al prójimo, a ver la vida con otros ojos, gracias por enseñarme que junto a ti todo es posible y que las cosas llegan a nuestras vidas en el momento justo.

Señor quiero que sigas enseñándome a tomar el camino correcto, guiando mis pasos como cada día lo haces, dame fuerza para no caer, en las tentaciones que se hallan en el camino, dame el conocimiento para descubrirlas a tiempo, sé que si te tengo a mi lado todo saldrá bien, te imploro que, así como me cuidas a mí, cuides a los que te necesitan tanto o más que yo.

Cuida de mis hijos, familiares y amigos, ayúdales a llegar a ti mi señor, ya que el que a ti llega, lo tiene todo, solo tu mi señor da la paz verdadera, cuídalos y guíalos hacia ti, aleja a los malvados y líbranos de ellos, bendícenos en este nuevo día, cúbrenos con tus manos y permítenos regresar a casa sanos y salvos en tu nombre.

Mi señor hoy me siento vivo y saludable gracias a ti mi Dios, y hoy como cada día te pido que me ayudes a alcanzar mis metas de vida, te pido por los enfermos y los desamparados, ayúdanos a conseguir el pan de cada día y que a mi familia y a la de los demás para que nunca les fartes tu mi señor. Amén.

Querido lector te pedimos que realices esta oración con amor, fe y esperanza, la cual te ayudara a acercarte más a Dios, llenarte de paz espiritual y tener un hermoso día lleno de confianza, porque esta mañana le dedicaste tiempo al señor.

Recuerda vive cada día agradecido con Dios, lleno de alegría por vivir un nuevo día por difícil que lo veas todo saldrá bien porque Dios está contigo. Comparte esta oración para que más personas puedan acercarse mas a Dios nuestro señor. Amén.

Oración de la Mañana. Para iniciar el día como Dios manda.

Señor, gracias por este nuevo despertar. Hoy quiero sentir que tu optimismo recorre todo mi ser y me empuja para hacer de este día el mejor de todos.

Saber que me amas y que me proteges me da mucha paz y me anima a seguir adelante. Señor, te amo y confío en Ti, pero a veces las dificultades y los problemas me golpean y me hacen dudar.

Quiero vencer esto y salir en tu nombre a vivir este día con amor, perdón y todo lo que se necesita para ser feliz. La vida es un regalo y no puedo permitir que las dificultades me ganen.

Gracias porque contigo a mi lado, este día lo inicio con alegría, esperanza, fuerza y con la seguridad de que todo lo que en él viva saldrá bien.

Regálame la gracia de entender las cosas suceden muchas veces, que no tienen explicación y en mi afán de buscarle una, solamente me desgasto y por ello pierdo de vista lo realmente importante.

Quiero entregarte a mi familia, a cada uno de los miembros que la conforman. No permitas que las diferencias nos hagan dudar del amor que sentimos los unos por los otros, sino que, esas diferencias nos unan.

No permitas que la inseguridad que muchas veces aparecen en mi vida me haga sentir que todo está perdido.

Regálame la gracia de confiar en la fuerza que viene de Ti y que me auxilia cuando mis fuerzas se acaban. Te pido que en este momento bendigas a cada persona que se encuentra enferma, sanalas, Señor, y transforma sus vidas, que ellos puedan sentir en este momento tu amor en medio de la enfermedad.

Confío en Ti, mi Dios, y te pido que me hagas consciente de todas las bendiciones que me das. Amén

Oración de la Mañana. Por un día mejor.

Señor, inicio un nuevo día a tu lado, confiando en tu amor y en tu presencia en mi vida. Fortalece mi corazón, fortalece mi decisión de amarte y de buscarte. Muéstrame tu presencia en cada paso que doy, mi corazón se regocija en Ti, mi existencia se alegra en tu presencia.

Que no me deje vencer cuando se presenten las pruebas, que pueda superarlas, aunque sienta miedo, aunque sea débil. Porque contigo a mi lado, no vacilaré, mi vida está firme porque eres mi roca. Proporcióname tu luminiscencia, dame todo lo que eres señor, porque te necesito siempre a mi lado.

Háblame en la cotidianidad, muéstrame tu voluntad y déjame descubrirla. Muéstrame tu amor a prueba de fallas, nunca te alejes de mí, que nunca me falte tu amor, que en todo me llenes, me sostengas, me animes. Enséñame el camino adecuado, mi mente y corazón se llena de la luz de tu amor.

Es difícil confiar cuando todo parece perdido, sin embargo, yo digo con decisión que confío en Ti, y confío en que cada momento vas a estar a mi lado acompañándome y bendiciéndome. Todo lo que estoy viviendo lo pongo en tus manos.

Gracias por esta nueva mañana en la que despierto con ganas de salir adelante y, sobre todo, con el deseo profundo de dejar a un lado mis miedos, y empezar a vivir con valentía. Que mi vida hoy sea tomada y llena de tu Santo Espíritu que santifica y da vida.

Si hay algo que aún no es según tu voluntad, quémalo con Espíritu y hazme sólo para Ti. Quiero pedirte una fe cada vez más firme, más comprometida. Te amo, mi Señor. Amén

Oración de la Noche. Por paz y felicidad.

Una vez más llega la noche, Señor, un día más que termina, gracias porque pude sentir, como siempre me acompañas. Te entrego mi vida entera, porque sé que en tus manos es el mejor lugar donde puede estar.

Quiero ser tuyo completamente, así es que toma posesión de cada latido de mi corazón, que cada respiración que me regalas sea para bendecirte, para glorifícate, para adorarte en Espíritu y verdad.

Que todo mi ser, mi vida y todo lo que soy este puesto bajo tus pies, para que se dispersen las nubes y hagas que brille la luz en mis decisiones y así escuchando tu voz y tu voluntad no equivoque el camino.

Porque solo Tú tienes palabras de vida para mi vida, sólo Tú tienes lo que desea mi corazón, sólo Tú puedes darle sentido a mi existencia. Sólo Tú, mi Señor, me puedes dar la paz que necesito, por eso vengo a Ti, para que me llenes, para que me tomes, para que me cubras con tu presencia.

Regálame un descanso que logre reponer mis fuerzas para despertar mañana con el ánimo necesario para salir adelante.


Qué grande eres, mi Dios, porque me das tu amor sin medida y mantienes en la existencia porque me amas. Sabes que he pecado, por eso te pido perdón infinitamente, porque no quiero estar lejos de Ti, de lo que quieres y esperas de mí.

Quiero irme a descansar con alegría en esta noche, teniendo la plena certeza de que no me abandonas, que no me dejas solo cargando mis problemas, sino que renuevas mis fuerzas para llevarlos con fortaleza. Te suplico tu bendición y te agradezco que me cuides mientras duermo. Amén

Oración de la Mañana. Para iniciar con Dios

Señor, hoy quiero iniciar este nuevo día con esperanza, con la certeza de que no camino solo, que Tú siempre me acompañas.

Quiero que toda mi vida sea una muestra del amor con el que te amo. No deseo otra cosa que tu vida se haga vida en la mía, quiero que vivas y reines completamente en mí.

Quiero que tú Espíritu sea mi Espíritu, que me animes, que me hagas ver con tus ojos, que me hagas escuchar con tus oídos, que me hagas amar con tu corazón.

Purifícame, saca de mi todo lo que sea contrario a tu voluntad, sana mi ser, sana mis heridas más profundas.


Dios vivo y verdadero, permíteme luchar y conquistar la verdadera felicidad que busco y necesito. La única felicidad que viene de Ti.

Quiero sentirme protegido por Ti, saber que nada me pasará ya que Tú siempre estás a mi lado. Lo más maravilloso es sentir tu amor, Señor, gracias infinitas y te pido que pueda devolver una mínima parte de esa bondad con la que me bendices.

No permitas que yo te defraude con mi comportamiento, no permitas que mis acciones y pensamientos sean contrario a tu voluntad.


Quiero vivir sin miedos, quiero vivir consciente de que Tú siempre me acompañas. Quiero entregarte mi vida, quiero poner todo en tus manos.

Me alegra poder iniciar una vez más el día a tu lado. Quiero alabarte y bendecirte porque me permites estar en pie nuevamente para continuar luchando.

Señor, es difícil llegar a donde quiero, sé que que necesito esforzarme y luchar por alcanzar lo que me propongo, por eso quiero pedirte que me llenes de tu fuerza para salir adelante. Amén

Oración de la Noche. Para leerla antes de Dormir

Señor, quiero agradecerte por estar a mi lado al terminar este día. Gracias porque en los momentos difíciles he sentido como tu mano me sostiene la vida.

Quiero abrir mi corazón a tu presencia amorosa, dejar que me liberes, quiero sentir tu fuerza y tu poder sanador. Dios del amor, necesito que me acojas en tu corazón misericordioso, para que hagas nueva mi vida.

Toma mi barro, reconstrúyeme según tu amor, hazme una criatura renovada en Ti, porque sé que no hay mejor lugar que en tus manos. Ayúdame a ser valiente, Señor, no permitas que la cobardía llene mi ser, lléname de ánimo, de fuerza, fe y esperanza.

Ayúdame a vivir con la confianza puesta en Ti, con la seguridad de que no estoy solo y que cada paso que doy, lo hago en tu compañía. Gracias por cuidarme, por consentirme, por hacerme sentir seguro y por llenarme de fuerza para seguir en la lucha.

Gracias, por hacerme sentir amado por Ti, por recordarme que para Ti valgo mucho. Conoces todo lo que hago y quiero hacer, sabes cuáles son mis deseos y mis ilusiones, pero también conoces mis miedos, mis errores, mi debilidad y mis limitaciones.

Por eso suplico que cures las fracturas de mi existencia, que me colmes de amor y que me ayudes a estar dispuesto mañana para seguir adelante. Me entrego con confianza en Ti, con la plena certeza de que no me abandonas, sino que te quedas a mi lado para que yo sea feliz. Amén

Oración de la Mañana Viernes 8 de febrero

Quiero agradecerte, Señor, con todo mi corazón porque me permites iniciar este nuevo día. Padre bueno, que en medio de mis luchas yo pueda tener la seguridad de que siempre estás conmigo, nunca me abandonas.

Por eso no tengo miedo, porque siempre te manifiestas, inspiras mis alabanzas y llenas mi corazón de tu amor y de paz. Aún en las tormentas, aún en la enfermedad, te alabo, mi Señor, mi vida entera te pertenece.

Que mi vida este siempre en tus manos y que todo lo que haga y viva, sea para hacer tu voluntad. Señor de mi vida guíame, que en todo pueda tener un amor a prueba de odios y rencores.

Nadie puede darme lo que Tú me das, nadie tiene palabras de vida eterna como Tú, nadie puede curar mi corazón con tanta ternura, nadie puede comprenderme con tanto afecto, ya que nadie me ama como Tú mí señor, Padre compasivo y perpetuo, grandiosa es tu piedad, grande es tu compasión por siempre.

Quiero responder a tanto amor, quiero amarte como mereces. Te entrego hoy mi mente, mi boca, mi corazón, manos, te consagro todo mi ser, porque eres el Dueño y Señor de mi vida.
Que asuma perpetuamente como el primer y el más significativo mandamiento, el afecto a Ti y al prójimo.

Esa es la fuerza que nos mueve y nos salva, porque sólo el amor verdadero transforma nuestras vidas. Que pueda llevar siempre palabras de sanación, de aliento, de ánimo a todos los que lo necesitan. Amén

Oración de la Noche

Señor te honro y te glorifico, mi Dios, por todas las cosas que cada día forjas en mi vida, porque pude concebir tu amor llenándome y tu mano manteniéndome en cada minuto.

Quiero que me llenes de tu alegría, que me llenes de tu fortaleza, yo te necesito, mi Dios. Recurro a Ti para que me liberes de todos mis temores, de todo lo que me impida encontrarme contigo, de todo lo que no me deja ser feliz.

No quiero vivir con miedos, ni asustado, ni con el corazón lleno de angustias, quiero recibir tu presencia amorosa, quiero saber que donde vaya, me arropas, me proteges, me sostienes con tus dulces brazos. Que descubra tu presencia grande y poderosa actuando en mi ser.

Bendito seas, mi Señor, que siempre escuchas mi oración, necesito la seguridad de tu amor.
Gracias, mi Señor, puesto que en medio de cada situación que cruzo, siempre estás ahí para acordarme que no me encuentro solo.

Sé que, si en algún momento algo malo me pasara, Tú Señor, estarás ahí para ser mi auxilio, mi refugio, mi Dios, en quien confío. Gracias por cada momento en el que pensé que todo estaba perdido y llegaste Tú a recordarme que no estoy solo, que caminas junto a mí.


Lléname de alegría, de fuerza, de buena capacidad de comprensión y de misericordia para seguir haciendo las cosas bien, según tu voluntad.


Dame la fuerza para cambiar lo que no está bien en mi vida. Aquí estoy en tu presencia, te busco con todo mi corazón, porque deseo entregarme a Ti, quiero que me bendigas y me llenes de tu amor.


Gracias por esta bendición que me das de estar en tu presencia cuando termina este día. Gracias por aceptarme tal cual soy, por amarme y hacerme sentir que soy importante para Ti. Amén

Oración para la noche.

Ven, mi Señor, ven, Dios de mi corazón, ven y lléname de tu amor, de tu paz, de tu presencia, ven y arrópame con tu misericordia. Te suplico que en esta hermosa noche que continúes llenándome de fuerza para salir adelante.

Ven y cura mis heridas, ven y sana las penas de mi corazón, ven que te necesito. Quiero estar agazapado en tu regazo, dejar que las cosas pasen, que se calmen las tormentas, que me llenes con tu luz y con la inmensidad de tu amor.


Que seas sólo Tú el centro de todo lo que hago, lo que digo, lo que pienso y siento. Lléname con tu perdón, que hace que mi corazón descanse. Ilumina mi vida con el poder de tu palabra y muéstrame por dónde debo caminar seguro.


Sé mi certeza, mi descanso en esta noche, sé mi refugio, sé la apertura de mi corazón. Que pueda cambiar todo lo que no conviene, lo que es contrario a tu voluntad. Gracias porque me has mostrado que me amas y que soy muy valioso para Ti.


Me has hecho sentir que cuento con tu amor y tu misericordia, pero que tengo mucho que aprender para poder salir adelante. Quiero pedirte en esta noche por mis necesidades, por cada cosa que me hace falta y que sabes que necesito.


Quiero pedirte por las personas que amo, por cada situación que viven. Gracias, porque siempre hemos podido sentir tu presencia en nuestro hogar, porque a pesar de los momentos difíciles, Tú nos ayudas a salir adelante y nos regalas tu fuerza y tu alegría. Amén

Oración Jueves 7 de Febrero de 2019

Qué hermosa mañana me regalas, Señor, gracias por este nuevo despertar.

Gracias por mi vida, por mi familia, por este nuevo día. Bendito sea el Señor que me ama y que me llena de fuerza, que me anima a seguir a su lado y dejarme llevar por su amor.

Bendito seas, mi Padre Dios, que me creaste y me regalaste la existencia. Te alabo en esta nueva mañana en la que me permites estar a tu lado.

Hoy quiero iniciar este día con la confianza que me da el saber que me acompañas, que me bendices y que me ayudas a salir adelante. Gracias porque me siento alegre a pesar de las pruebas que me toca atravesar.

Bendíceme, Padre, para estar contigo, para amarte, para darte mi vida y entregártela como Tú te entregaste por mí.

Háblame, grítame si es necesario, para que me despierte y no me pierda de vivir, que no me pierda de los que amo por estar distraído, que no me pierda de esta oportunidad maravillosa de vivir más y más cada día gracias a tu bondad.

Sin Ti estaría perdido, confundido, mendigando lo poco que creería merecer. Eres la alegría de mi corazón, en Ti espero en Ti existo.

No hay nadie fuera de Ti en quien pueda poner mi confianza y nadie que pueda apartarme de tu amor.

Gracias por estar en mi vida, por tomarme en tus manos y moldearme, por hacerme quien soy, por aceptarme siendo así como soy.

Renueva todo en mí, mi Dios, crea en mí un corazón puro, hazme capaz de encontrarte siempre, de mirarte. Te alabo, Padre del Cielo, porque me amas, porque me das la vida, porque cuidas y proteges a los que amo. Amén