Oración de la Noche. Por paz y felicidad.

Una vez más llega la noche, Señor, un día más que termina, gracias porque pude sentir, como siempre me acompañas. Te entrego mi vida entera, porque sé que en tus manos es el mejor lugar donde puede estar.

Quiero ser tuyo completamente, así es que toma posesión de cada latido de mi corazón, que cada respiración que me regalas sea para bendecirte, para glorifícate, para adorarte en Espíritu y verdad.

Que todo mi ser, mi vida y todo lo que soy este puesto bajo tus pies, para que se dispersen las nubes y hagas que brille la luz en mis decisiones y así escuchando tu voz y tu voluntad no equivoque el camino.

Porque solo Tú tienes palabras de vida para mi vida, sólo Tú tienes lo que desea mi corazón, sólo Tú puedes darle sentido a mi existencia. Sólo Tú, mi Señor, me puedes dar la paz que necesito, por eso vengo a Ti, para que me llenes, para que me tomes, para que me cubras con tu presencia.

Regálame un descanso que logre reponer mis fuerzas para despertar mañana con el ánimo necesario para salir adelante.


Qué grande eres, mi Dios, porque me das tu amor sin medida y mantienes en la existencia porque me amas. Sabes que he pecado, por eso te pido perdón infinitamente, porque no quiero estar lejos de Ti, de lo que quieres y esperas de mí.

Quiero irme a descansar con alegría en esta noche, teniendo la plena certeza de que no me abandonas, que no me dejas solo cargando mis problemas, sino que renuevas mis fuerzas para llevarlos con fortaleza. Te suplico tu bendición y te agradezco que me cuides mientras duermo. Amén