Oración de la Noche

Gracias mi señor por este hermoso día que nos has concedido vivir. Por cada momento en el que me sentí amado por Ti.

Hoy necesito que me sostengas en Ti, que me llenes de Ti, que me inundes de Ti. No me dejes solo, mi Señor, porque es muy grande la tarea y sobrepasa mis fuerzas.


Gracias, Señor, ya que constantemente me colmas de razones, puesto que sigues exhortando en que toda vida por misteriosa que sea, vale la pena, en que cada una es importante y única; gracias por siempre auxiliarme a no perder el camino, por siempre iluminarme el sendero que debo recorrer, por siempre estar ahí cuando debo tomar decisiones difíciles.

Dame tu fuerza que se muestra en lo pequeño y en lo sencillo, dame tu Espíritu que me lleva a descubrir tu misericordia. Dame un amor radical que se entregue gratuitamente porque gratis nos has amado.

Otorgarme un amor comprometido con los demás, que busque auxiliar.

Dame un amor capaz de comprender que nunca está dicha la última palabra, que la vida comienza todos los días, que pueda creer que aún esa herida que está abierta desde hace mucho mi corazón, hoy puede ser curada. Porque no hay límites para tu amor, porque solo Tú puedes darme esperanzas, puedes darme la vida y las ganas que necesito para seguir siempre de pie.

Te ofrezco en esta noche toda mi vida, cada célula de mi cuerpo, cada emoción, cada llanto, cada suspiro, todos y cada uno de los momentos que he vivido, incluso, hasta esos de los que no quisiera ni acordarme. Te alabo y te bendigo en esta noche y te pido que sigas acompañándome mañana. Amén